08 enero 2009

metales pesados

el orgullo es la más densa de las emociones
porque carece de manantial:
él sólo es fuente y cántaro al tiempo

se llena con rabia
se vacía con pena

hontanar del retorno,
¡todos los kilómetros que tengo que recorrer
para venir a llenarte
y luego te extingues por el camino
dejando a tu paso un ejército de bulbos fieles!

regar el ego
trae consigo avatares de escarmientos
y briznas verdeando la orilla

(o de todo se aprende)

3 comentarios:

Margarita Franco Samagustín dijo...

Decidido, leer tus poemas es uno de mis placeres por sorpresa que mas disfruto.
El orgullo es divertido cuando lo dominas: alimentarlo hasta convertirlo en sobervia o tragartelo con sorna propia cuando interesa.
Por cierto, bonito cambio de look el nuevo maquillaje de tu blog.
Muchos besos.

Margarita Franco Samagustín dijo...

Añado, me ha costado unos segundos descifrar el palíndromo de presentación, pero lo he pillado.
Original, me gusta. Bueno, como todo lo tuyo, tía, no se que tienes, pero que cerca me tocas.

GiraLima dijo...

margaritaaa! qué maja eres! tú sí que me tocas con esos comentarios...
a ver para cuando nos montamos un mix con tus cuadros y los poemas... si te surge alguna idea, ya sabes. jeje
un besazo