27 mayo 2008

océano párvulo

Estoy digiriéndote

En el cálido cobijo

Como desenredando un ovillo de lana en las rodillas ante el fuego


Lentamente,


Un hilo eterno de señales vivas

Bajo las que siento ser barco

Besando constante el agua

En el que existe y fluye


Porque sanas con dulzura firme

Cuartos vacíos del pasado

Rellenando como niño entre pinceles

Los contornos huecos que me forman


Eres color blanco

Absorbiendo mil colores


Palpa un cuadro de detalles

A través del avatar como simiente

Germinando en brote constante


Píntame de luz estos retales

Los actos que enveneno en palabra hereje

Para descartar la apatía como madre

En la vida que es triste placer en mi cuerpo


Curso a distancia de los sentidos ciertos

Me das tu palabra de creer a ciegas

Y sentir a vientos

Del tic tac que renace y expira

En cada espasmo de mi útero


Se vierten luz y agua en este banquete de sueños

En el remolino de catarata casual

Enredado como espiral en mi cintura

Suave tacto que dirige en círculos

El flotar y el reposo que siento



3 comentarios:

Susurrante dijo...

uhm... menuda forma de despertarme en Amsterdam y con esto...
Perturbador

shai dijo...

guapísima. que bellas palabras y que feliz me hace saber que nuestro encuentro las inspiró...
tu has sido una inspiración para mí también!

GiraLima dijo...

ssshhh... suena como una ola, verdad? un beso a través de la lluvia de madrid hasta la de barcelona. por algo está lloviendo esta noche en las dos ciudades...