31 mayo 2008

tierra

Hay enseñanzas que sólo se muestran sobre el camino, como el tropezar dos veces en la misma piedra empuja a aceptar lo real de la gravedad y lo grave de clausurar las puertas del cuerpo. Cerrar los ojos, la boca, oídos, vagina, umbrales de la experiencia de los sentidos que nos remiten a los más ancestrales ritos que pueblan nuestra relación con nosotros y los otros. Hay que estar abierta en el despertar, como se abren las compuertas de mis sueños a través de la presa del descanso.
Renacemos cada mañana aunque sólo sea para perpetuar vacíos.
Hoy estoy tierra.

2 comentarios:

Atico dijo...

Lo que das,
es tuyo para siempre.
Lo que te guardas,
se pierde eternamente...
(De las Flores del Coran)

Besotes dsd el Sur...

GiraLima dijo...

y cuándo darás un poco de magia a granhada? redretro ataca desde la alhambra...
besicos desde el españolísimo centro