27 abril 2009

más sueños


Anoche soñé que me encontraba perdida en la jungla y que entre la maleza hallaba una casa medio derruida. Al cruzar la puerta carcomida me encontraba con un puma blanco entre las ruinas. No era peligroso, pero me rondaba entre curioso y atento. Luego aparecía mi hermano y me iba dando flores arrancadas de raíz que yo iba plantando en macetas sobre los alféizares de piedra rota. También estaba mi gata, pequeña y negra, contrastando con la blancura del puma.

2 comentarios:

Margarita Franco Samagustín dijo...

¡Qué subidón de adrenalina deborar sin pausa tus nuevas palabras¡
Debería de haber mirado tu blog antes de escribirte el último mail, pero ahí queda.
¿Quién será el puma y quién la gatita negra? Si trasplantaste tus flores sin angustia sus raíces rebrotaran sin duda.
Y besos que voy a volver a leerte.

Margarita Franco Samagustín dijo...

Devorar, discupa mi mala ortografía.