30 octubre 2008

sobrecama

Este gesto que os muestro
responde a las celdas
que vibran como aparentes semillas
en los ojos de todas las alcobas.

La cuestión puede ser
perdurar a la mugre de los vientos,
o cercar cornisas
(utopías urbanas)
o pastar con los silencios.

Yo dibujo ventanas
en cada fragmento de la vida
porque como vosotros
tengo esa tendencia absurda
de habitar jaulas.


Imanol Bueno Bernaola

1 comentario:

Margarita dijo...

Qué bueno volver a leerte. ¿Qué haces en Bilbao? Supongo que todo bien, ya me cuentas la próxima vez que nos veamos.